Cuando se cumplen 120 años de su creación, el Museo real de África Central reabre sus puertas al público tras cinco años de reformas. El nuevo museo ofrece a los visitantes una mirada crítica sobre el pasado colonial así como una visión actual gracias a la creación de un espacio de diálogo entre europeos y africanos.

El museo es conocido por la riqueza de sus colecciones, de un gran valor científico, y desde sus inicios ha mantenido su condición de Instituto de Investigación Científica destinando 2/3 partes del presupuesto a la investigación.

La renovación del museo se inició en 2013. La principal novedad es la construcción de un gran pabellón de cristal con una fachada de 18 m de ancho donde se encuentra la taquilla, el anfiteatro y una galería subterránea de 100 metros de longitud que acogerá exposiciones temporales.

El principal desafío de esta renovación ha sido ofrecer una visión contemporánea y descolonizadora de África en un edificio concebido como un museo colonial.

Este museo, que había sido mandado construir por el rey Leopoldo II, era un objeto de propaganda para atraer a inversores y un escaparate para que la población belga apreciase la importancia de las colonias del Congo. En 1908 el estado independiente del Congo pasa a convertirse en el Congo Belga y el museo se inaugura en 1910 bajo el reinado de Alberto I. En 1952 pasó a llamarse Museo real del Congo Belga y más tarde Museo real de África Central.

La visita comienza bajando unas escaleras y atravesando una galería subterránea que conduce a la planta baja del antiguo edificio donde se encuentra el corazón de la exposición permanente, dividida en 5 zonas temáticas. Su objetivo es presentar el continente africano del presente y del futuro, pero sin olvidar el pasado colonial. Para ello aborda temas como la diáspora, la biodiversidad, el cambio climático, la música o los idiomas, así como “La paradoja de África”, cómo un continente tan rico en recursos puede ser en realidad tan pobre.

Por otro lado, trata el tema de la historia colonial a través de la creación de un “lugar para la memoria” tanto de belgas como de congoleses.

El museo pretende convertirse también en una plataforma de expresión de todas las opiniones gracias a la creación de Afropéa, un espacio dinámico donde la diáspora cuenta su historia que sirve a la vez de espacio para exposiciones, lugar de encuentro y centro de documentación.

El pasado colonial se aborda en cada una de las salas en función de las distintas temáticas, pero hay una sala consagrada exclusivamente a la historia colonial y es la más compleja de todas. En esta se intercambian hechos y recuerdos ofreciendo amplia información sobre el tema para que cada uno se pueda formar su propia opinión.

En cuanto a la disposición de las colecciones del museo se han respetado los planos originales, por lo que sigue conservando su encanto, pero se han introducido técnicas modernas, permitiendo al visitante disfrutar de una visita más dinámica e interactiva gracias a las instalaciones multimedia.

Además, en numerosas salas del museo destaca la presencia de obras contemporáneas de artistas congoleses con el objetivo de acercar al público el arte contemporáneo africano, como es el caso del robot inteligente que regula el tráfico de Thérèse Izay o la escultura de bronce y madera de Aimé Mpané

Es importante señalar que en las salas del museo se expone únicamente el 1% de su patrimonio cuyo valor es incalculable, consistente en objetos etnográficos, ricas colecciones de ciencias naturales, fotos, archivos,.. que han llegado al museo por medios tan distintos como campañas militares, expediciones científicas, donaciones, …

El museo tiene un carácter educativo, sirve para comprender mejor la historia de Bélgica y está destinado a las familias. La superficie del museo ha pasado gracias a la renovación de 6000 a 11000 m2. Además de las visitas guiadas tradicionales, el museo propone visitas guiadas temáticas así como la posibilidad de realizar talleres para descubrir la exposición permanente de forma activa.

Horario
11-17h de Martes a Viernes
10-18h Fines de semana y vacaciones

Precio entrada
Individual: de 4 a 12€
Abono anual: 20€
Hay precios especiales para grupos

Es TOP por el valor de sus colecciones y su significado para la historia de Bélgica
Es ideal para visitarlo en familia
No te pierdas la sala de los cocodrilos y Afropéa

Museo real de África Central
Leuvensteenweg 13, 3080 Tervuren
Tfno: 02 769 52 11
www.africamuseum.be

Suscríbete a la newsletter más TOP de la ciudad y descarga tu ruta Bruselas Centro en 24h

DEJA UN COMENTARIO

Por favor introduzca su comentario
Por favor introduzca su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.