Suscríbete a la newsletter más TOP de la ciudad y descarga tu ruta Bruselas Centro en 24h
Buscar

Edificios y monumentos

Atomium, 10 cosas que debes saber sobre el símbolo de Bélgica

  1. Se construyó para la exposición universal de 1958, la primera que se celebraba después de la 2ª Guerra mundial. Pretendía reflejar las aspiraciones de la época como el humanismo, la paz y una vida mejor gracias al progreso científico y tecnológico.
  2. Se creó para sorprender al mundo, y en un principio estaba destinado a permanecer 6 meses, pero su carácter único y su significado hicieron que nunca se destruyese.
  3. Representa nueve átomos de un cristal de hierro aumentado 165 billones de veces. Mide 102m de altura y está compuesto de 9 esferas de acero de 18m de diámetro (que también simbolizan las 9 provincias belgas). Cada esfera está destinada a una actividad concreta y están conectadas entre sí por galerías con escaleras mecánicas.
  4. Fue diseñado por el ingeniero André Waterkeyn y Jean Polak.
  5. El diseño original contemplaba el átomo sin soportes, pero estos tuvieron que añadirse a 6 esferas para resistir a los fuertes vientos de Bélgica. De las 4 esferas superiores solamente se puede visitar la más alta, pues es la única que cuenta con soporte vertical. En ella hay un bonito restaurante con mirador al que se accede en ascensor.
  6. Tardó 3 años en construirse y en él trabajaron 15.000 personas.
  7. Está compuesto por un armazón de acero de 2400 toneladas y las esferas están recubiertas de una capa de aluminio reflectal que al captar la luz del sol las hace brillar con más intensidad.
  8. Entre 2004 y 2006 el atomium sufrió una importante renovación dirigida por Christine Conix.
  9. Es la principal atracción turística de la capital, el símbolo internacional de Bruselas y de Bélgica y se le conoce como “el edificio más belga”. Recibe más de 620.000 visitas al año.
  10. Visitar su interior es como hacer un viaje en el tiempo y permite vivir una experiencia única gracias a su ambiente futurista, sus tubos y sus esferas. El atomium posee además el ascensor más rápido de Europa por el que se accede a la esfera más alta, situada a 100m, en tan solo 20 segundos. Desde allí se percibe un bello panorama de Bruselas y sus alrededores. El atomium cuenta con una exposición permanente titulada “From Symbol to Icon” que muestra con documentos, gráficos y vídeos la exposición de 1958 y también con exposiciones temporales. Actualmente y hasta el 5 de mayo de 2019 puedes ver la exposición «ID-Innovative Display, A Circular Journey» que sumerge al visitante en una sorprendente experiencia sonora y visual, y que ha sido concebida especialmente para celebrar el 60 aniversario del Atomium. Descubrir el interior del atomium no solamente es recomendable sino que es algo que no te deberías perder porque es único en el mundo.

    Reserva la entrada al Atomium aquí

 ATOMIUM, 10 COSAS QUE DEBES SABER SOBRE EL SÍMBOLO DE BÉLGICA
Cómo llegar:
En metro: Heysel línea 6
En tranvía: Heysel línea 51
En autobús: Heysel líneas 84 y 88

Horario:
10-22h (Horario especial 24, 25, 31 diciembre y 1 de enero)Precio:
Gratuito para menores de 6 años, 8€ de 12 a 18, 13€ para mayores de 65 y 15€ para el resto
Reserva la entrada al Atomium aquí

 

Es Top por su carácter único
Es ideal para visitarlo al menos una vez
No te pierdas visitar el interior y verlo iluminado de noche

Atomium
Place de l’Atomium 1, 1020 Laeken
Tfno: 02 475 47 75
www.atomium.be

 

Estatua de Jacques Brel «El Vuelo»

Hace apenas un año se inauguró la primera estatua del cantautor belga más famoso de todos los tiempos en pleno centro de Bruselas, concretamente en la place de la Vielle Halle aux Blés, pero es precisamente ahora cuando se cumplen 40 años del fallecimiento de este genio de la música que he querido compartir contigo algo de su historia, para que cuando visites el centro de la ciudad y hagas la famosa ruta de la Grand Place y el Manneken Pis, al llegar a esta plaza te detengas un minuto a contemplar la estatua de este bruselense universal.

LA ESTATUA

La escultura de Jacques Brel denominada “El vuelo” fue realizada en bronce por el escultor belga Tom Frantzen y representa al artista detrás del micrófono con los brazos abiertos, pues Jacques Brel acostumbraba a interpretar sus canciones con grandes gestos. Se realizó gracias a la iniciativa de los comerciantes de la plaza, donde también se encuentra la Fundación dedicada al artista.

LA BIOGRAFÍA

Jacques Brel nació en el municipio bruselense de Schaerbeek el 8 de abril de 1929 y falleció el 9 de octubre de 1978 en Bobigny, Francia. Fue cantautor, compositor, cineasta, actor, navegante, aviador,…pero sobre todo fue un poeta que utilizando un lenguaje sencillo y directo pero innovador y creativo, logró cautivar a un amplio público. Su primer gran éxito le llegó en 1956 con “Quand on n’a que l’amour” y su canción más famosa “Ne me quittes pas” ha sido traducida a muchos idiomas e interpretada por multitud de cantantes.

Jacques Brel compuso y grabó sus canciones casi exclusivamente en francés, por lo que se le considera uno de los mayores exponentes de la “chanson française”, y 40 años después de su muerte sigue vivo gracias a sus inolvidables canciones.

Es Top por ser la única estatua de Jacques Brel en Bruselas
Es ideal para hacer un alto en la plaza a contemplarla
No te pierdas escuchar alguna de sus famosas canciones

Estatua Jacques Brel
Place de la Vieille Halle aux Blés 10-12, 1000 Bruselas

Palacio Real, símbolo de la monarquía constitucional belga

El Palacio Real es la residencia administrativa y lugar de trabajo del Rey de los belgas. Aquí es donde el Rey cumple sus funciones de jefe de Estado, y cuando está en el país, verás ondear en él la bandera de Bélgica.
Se encuentra situado en el centro de la capital, justo al sur del parque de Bruselas, pero no es la residencia de la familia real, ya que el Rey y su familia viven desde 1831 en el Castillo de Laeken, situado a las afueras de Bruselas. El Palacio Real simboliza junto al Palais de la Nation, sede del Parlamento Federal, la Monarquía Constitucional. En él se organizan reuniones de trabajo, mesas redondas, recepciones oficiales, conciertos, almuerzos,…

HISTORIA

El actual Palacio Real fue mandado construir por Guillermo I de los Países Bajos en 1815. Se creó gracias a la unificación de 4 hôtels particulièrs del S.XVIII: Walckiers, Bender, Belgiojoso y Bellevue. Las obras comenzaron en 1820 y finalizaron en 1829. Las alas laterales del edificio están flanqueadas en sus extremos por dos pabellones. El de la izquierda es el de la Lista Civil, y el  de la derecha alberga el Museo BELvue, consagrado a la historia de Bélgica y recientemente renovado.
El Palacio Real ha sufrido diversas reformas desde su construcción, siendo las más importantes las realizadas bajo el reinado de Leopoldo II. Para este  el Palacio Real no solamente era la residencia del Rey y su familia, sino que además debía representar a la nación. Por esta razón encargó a su arquitecto favorito Alphonse Balat (quien también se encargó de realizar los Invernaderos Reales de Laeken) la realización de las obras para transformar las alas derecha e izquierda del edificio, así como la habilitación de los apartamentos para huéspedes.
Durante el reinado de Alberto II y Paola también tuvieron lugar algunas renovaciones, siendo la más importante el revestimiento del techo del Salón de los Espejos, realizado por Jan Fabre.

Desde 1965, el Palacio abre sus puertas al público cada año desde el día siguiente a la Fiesta Nacional (salvo los lunes) hasta finales de agosto. Los visitantes tienen acceso a una quincena de salas entre las que se encuentran el magnífico Salón de los espejos, la Sala del Trono o el Salón de Goya.

A pesar de no ser tan suntuoso como otros Palacios Reales, su visita merece realmente la pena.

Apertura anual: del 23 de julio al 25 de agosto
Horario: de 10h30 a 17h (última entrada a las 15h45) de martes a domingo
Entrada gratuita
Es TOP por su importancia histórica y los valores que representa
Es ideal para visitar por lo menos una vez 
No te pierdas el Salón de los espejos
Palacio Real
Place des Palais, 1000 Bruselas
Tfno.: 02 551 20 20
www.monarchie.be

Palacio de justicia de Bruselas, majestuoso e imprescindible

El Palacio de Justicia de Bruselas es uno de los edificios más grandes del mundo y una de las visitas imprescindibles  tanto por su majestuosidad como por la belleza de su interior. Fue construido entre 1866 y 1883 bajo el reinado de Leopoldo II y fue diseñado por el arquitecto Joseph Poelaert, quien no pudo ver terminada su obra al fallecer en 1879. Como todas las obras encargadas por el rey Leopoldo II, era de tamaño colosal y pretendía dar muestra del poderío de Bélgica en aquel momento.
Su construcción no estuvo exenta de polémica, pues para llevarla a cabo se tuvieron que demoler cerca de 3000 viviendas. Además, el arquitecto realizó continuas modificaciones y el presupuesto inicial, ya desorbitado para la época, se multiplicó por 10. Este palacio es la sede del Poder Judicial y de los Tribunales de justicia de Bélgica. Su tamaño es superior a la Basílica de San Pedro de Roma, con una superficie construida de 26.000 m2. 
Su estilo es ecléctico de inspiración grecorromana clásica. El exterior del edificio recuerda a las construcciones de las antiguas civilizaciones de oriente gracias a la unificación de elementos de diferentes estilos como el asirio, el egipcio, el jónico o el dórico.
La sala más importante del edificio, conocida como La Salle des Pas Perdus o la sala de los pasos perdidos está coronada por una grandiosa cúpula de 104 m de altura que te dejará sin palabras. Desde esta sala se accede a los corredores que conducen a las distintas dependencias. El palacio cuenta con 27 salas de tribunales, 8 patios y 245 salas para distintos usos. Las grandes dimensiones del palacio, las estatuas, los pilares y las escalinatas impresionan a quien lo visita. 
Al final de la 2a guerra mundial, en vísperas de la liberación de Bruselas, el palacio fue incendiado por los alemanes. Como consecuencia del incendio se derrumbó la cúpula y parte de la construcción quedó dañada. Hacia 1947 se restauró la mayor parte del edificio y se construyó una cúpula 2 m más alta que la original.
Cuando finalizaron las obras era el edificio más grande del mundo, y hoy sigue siendo uno de los más espectaculares. Sin embargo, el exterior puede decepcionar a primera vista al estar cubierto de andamios, pero debes saber que lleva así varias décadas y estos sirven para dar solidez al edificio, que se construyó en terreno pantanoso. Te aconsejo traspasar los andamios y adentrarte en el interior para disfrutar de su belleza y majestuosidad.
Es TOP por su belleza y su majestuosidad
Es ideal como punto de partida para visitar Les Marolles, pues permite tener una visión general de la parte baja de la ciudad 
No te pierdas verlo iluminado de noche

 

Palacio de Justicia
Place Poelaert 1, 1000 Bruselas
Horario: de lunes a viernes de 8h00 a 17h00
Entrada gratuita

Suscríbete a la newsletter más TOP de la ciudad y descarga tu ruta Bruselas Centro en 24h