Museo van Buuren, la perla escondida de Uccle
El Museo Van Buuren es sin ninguna duda uno de los más bonitos y menos conocidos de Bruselas. Aunque desconozco el motivo, me atrevería a decir que la principal razón es el hecho de que la mayoría de la gente se queda en Bruselas muy poco tiempo (unas 48 horas de media), y estas no son suficientes para visitar la ciudad, especialmente si hablamos de lugares que están fuera del centro histórico, como es el caso de este museo.

LA HISTORIA

David Van Buuren fue un mecenas y hombre de negocios de origen holandés. Contrajo matrimonio en 1922 con la antuerpiense Alice Piette, y en 1928 mandaron construir una casa diseñada por el propio David con ayuda de un sobrino arquitecto en una tranquila calle del distrito de Uccle.

El Museo Van Buuren comprende la antigua vivienda del matrimonio Van Buuren y un enorme jardín de más de una hectárea apenas perceptible desde el exterior.

LA CASA

La casa se construyó siguiendo la arquitectura típica de la escuela de Ámsterdam. El exterior, sobrio y discreto, no permite imaginar el lujoso interior de la misma, considerado una verdadera joya del art decó.

En su realización participaron artesanos belgas, franceses y holandeses  y en ella destacan los preciosos muebles hechos a medida, como las vitrinas empotradas del comedor para exponer los objetos de plata, las vidrieras, las alfombras, las esculturas, o la importante colección de pintura, entre cuyas obras debemos destacar « La caída de Ícaro » de Pieter Brueghel el Viejo..

 

Imagen

 

Se pueden visitar casi todas las habitaciones de la vivienda, incluido el despacho de David Van Buuren. 
Personalmente, de la visita a la casa destacaría los acogedores rincones del salón, las preciosas alfombras, los cuadros de Gustave Van de Woestyne de colores suaves sobre escenas y objetos de la vida cotidiana, los enormes ventanales con vistas al jardín,… pero sobre todo la armonía y la serenidad que reina en el ambiente, hasta el punto de dar la impresión de ser una casa habitada.

Imagen

 

EL JARDÍN

La visita al jardín del museo merece por sí misma el desplazamiento. Si no dispones de tiempo para visitar la casa, puedes visitar sólo el jardín por separado.

El jardín está dividido en varias zonas bien diferenciadas : la rosaleda art decó diseñada por Jules Buyssens con motivos geométricos antes de la construcción de la casa.
El jardín pintoresco, compuesto por un gran número de árboles exóticos, como un limonero de China o dos arces centenarios de Japón.
La gran rosaleda, donde el matrimonio Van Buuren organizaba fiestas y que en el pasado había sido una pista de tenis. Es la parte más despejada del jardín donde a menudo hay exposiciones de esculturas al aire libre.
El laberinto, realizado por el arquitecto paisajista René Pechère por encargo de Alice Van Buuren para celebrar la despedida del Embajador de Israel en 1968. Su diseño recuerda al del laberinto del Minotauro, cuyo tema es evocado en el famoso cuadro de Pieter Breughel el Viejo que se encuentra en el salón de la casa.
Por último, está el jardín de corazones, compuesto por 12 pequeños corazones y diseñado también por René Pechère entre 1969 y 1970 a petición de Alice Van Buuren en homenaje a su esposo, fallecido en 1955. Esta es sin ninguna duda la parte más visitada. Está destinada al recogimiento y a la meditación interior, y aporta una nota de romanticismo al jardín.
Es TOP por ser una joya del art decó y por su precioso jardín
Es ideal para visitarlo en primavera y en verano para apreciar al máximo el jardín
No te pierdas sus cuadros, sus muebles y las vistas al jardín desde la casa

Museo Van Buuren
Avenue Leo Errera 41, 1180 Bruselas
Tfno : 02 343 48 51
www.museumvanbuuren.be

Suscríbete a la newsletter más TOP de la ciudad y descarga tu ruta Bruselas Centro en 24h

Sí, quiero suscribirme

Deja un comentario

diez + 20 =